Archivo de la categoría: Resumen

Mayo: resumen “Rollitos de cecina con queso ricotta”

collage

Este mes estamos muy orgullosas de vosotras, os lo habíamos puesto realmente difícil con esta receta, os lo habéis currado mucho y los resultados son espectaculares. Son unas veganizaciones increibles. ¡Muchas gracias chicas!

Vane (Mostaza y media)

rollitos veganos de cecina

Ingredientes:
Para el relleno (4 rollos)
-125 grs de tofu blando
-4 cucharadas de leche de coco cremosa (entre el 15 y 20% de materia grasa)
-4 mitades de tomates secos
-1 cucharada de zumo de limón
-1 cucharada de levadura de cerveza (podéis obviarla por el tema del gluten y añadir más anacardos o un par de avellanas tostadas para compensar)
-10 anacardos tostados -Sal

Para las tortitas (4 unidades)
-4 cucharadas de harina de arroz, o de maíz o de trigo. Que las cucharadas hagan un poco de montaña, pero no demasiada. –
10 cucharadas de infusión concentrada y fría de té Lapsang Souchong.
-1 cucharada de aceite de oliva.
-Pimentón de la Vera (cada masa lleva una cantidad distinta, alrededor de media cucharada escasa)
-1 cucharadita de levadura de cerveza (opcional).
-Unas gotas de zumo de limón.
-3 o 4 cucharadas de jugo de remolacha cocida (si le queremos dar este color hay que restar entonces estas cucharadas de la infusión, para compensar los líquidos).
-Sal.

Preparación:
– Empezamos con lo que sería la ricotta porque lleva unas horas que los tomates se hidraten.
-En un bol ponemos los tomates y les echamos la leche de coco.
-Removemos bien y dejamos el recipiente tapado macerando en la nevera unas 12 horas, o hasta que estén algo blandos. Yo los dejé toda la noche.
-Por otro lado, en un recipiente amplio ponemos el trozo detofu escurrido y lo aplastamos con el tenedor.
-Añadimos el limón, la levadura de cerveza, los anacardos picados en tamaño grano (yo lo hice con la picadora), el orégano, los tomates picados junto con la leche de coco donde se maceraron y sal al gusto.
-Mezclamos todo y dejamos que se vuelva a macerar mientras preparamos las tortitas.
-Para las tortitas lo primero es hacer la infusión y esperar a que se enfríe. Para una taza de agua yo puse dos cucharaditas de té.
-En un recipiente amplio echamos los ingredientes secos: harina, levadura de cerveza, pimentón y pizca de sal. Mezclamos y vamos añadiendo, una a una y removiendo cada vez, las cucharadas de infusión. Si lo hacemos así, poco a poco, no quedan grumos y nos ahorramos mucho tiempo posterior de remover con la cuchara para deshacerlos.
-Cuando tengamos la mezcla fluida y bien homogénea, echamos las gotitas de zumo de limón y el aceite. Mezclamos de nuevo.
-En una sartén pequeña (13 – 14 cms de diámetro en la base), sin nada de aceite, echamos 3 cucharadas de la masa, movemos la sartén para que se extienda por igual en toda la superficie y la dejamos a fuego medio hasta que se cuaje y despegue sola. No hace falta que se tueste mucho, porque si no quedará crujiente y no podremos enrollarla.
-Damos la vuelta para hacerla por el otro lado y la ponemos en un plato que taparemos con un rodillo, para evitar que se seque y, como os dije antes, podamos enrollarla bien después. -Hacemos lo mismo con el resto de la masa hasta que tengamos las 4 tortillas terminadas.
-A la hora de rellenarlas, sólo hay que ponerlas extendidas en un plato, echar en el centro, a lo largo, un par de cucharadas de la “ricotta” y doblar los lados hacia dentro, asegurando la forma con un palillo.
-La guarnición, en lugar de la rúcula de la receta original, como no la teníamos en casa, son unos espárragos trigueros hechos a la plancha un par de minutos a fuego fuerte con un poco de aceite y sal. En algún rollito metí también los espárragos y estaba requetebueno, por daros una idea más.

Sandra (Cuquinando)

DSC_0104

Ingredientes:
Pepino. (Yo he usado holandés porque es muy grande, pero sirve el español)
Patatas.
Tomates deshidratados.
Jugo de limón.
Levadura de cerveza.
Salsa de soja.
Pimentón.
Ajo.
Orégano.

Para elaborar esta receta lo primero es preparar el pepino. Lo limpiamos y pelamos, sacamos lascas, hasta llegar a la parte de las pepitas, esa parte no nos sirve aquí pero podemos usarla para un licuado y nos lo bebemos mientras preparamos esta recetita. Dejamos los filetitos de pepino en una fuente con salsa de soja, pimentón y ajo en polvo. Yo no he añadido sal porque con la salsa de soja ya es suficiente. Y lo he dejado macerar una noche entera. Al día siguiente ponemos las patatas peladas a cocer en agua hirviendo con un diente de ajo en al olla, así le dejará un toque suave. Una vez cocidas las refrescamos y machacamos, le añadimos la levadura de cerveza, el jugo de limón, el orégano y los tomates deshidratados (hidratados en aceite de oliva virgen extra y picado), lo mezclamos todo. Y ya solo falta montar el plato. Sacamos las tiras de pepino, ponemos encima un montoncito de nuestra mezcla de patatas y lo enrollamos. Ya podemos disfrutar de un rico aperitivo.

Míriam (Gastrocenicienta)

Rollitos veganos de cecina

Necesitamos:
6 tomates secos (depende del nº de comensales)
2 cucharadas de humo líquido (pimentón ahumado en su ausencia)
1/4 cucharadita de semillas de mostaza machacadas
1/4 cucharadita de eneldo seco
1/4 cucharadita de romero seco
1/4 cucharadita de ajedrea seca
1/4 cucharadita de hinojo seco
1 hoja de laurel seca en pedazos
1 par de vueltas de molinillo de pimienta negra
Agua filtrada hasta cubrir la preparación

Para la Ricotta vegana:
1 Cucharada de Almendras marconas crudas
1 Cucharada de Pipas de Girasol crudas
1 Cucharada de Anacardos crudos
1 cucharadita de albahaca fresca
Restos que nos queden de los tomates secos (al cortar las bases para presentar)

El día antes a la presentación vamos a poner en remojo por un lado los tomates secos, en agua templada con las especias, el laurel y el humo líquido durante unas 24horas. Por otro lado los frutos secos, los ponemos en agua para activarlos (con 12 h de antelación sería suficiente). Tras la hidratación y activación, vamos con la receta…limpiamos y escurrimos los tomates y vamos cortando un poco las bases para intentar que nos queden firmes después en la presentación. Por otro lado, ponemos los frutos secos en la batidora, la albahaca y los restos de tomate seco que nos queden de cortar las bases, un poco de agua filtrada y batimos hasta lograr la consistencia de un paté (con cuidado de no pasarse con el agua) A la hora de presentar montamos los tomates rellenando con la ricotta dándoles forma de rollito (cuesta un poco mantenerlos todos de pié, así que como estamos en confianza y en plan informal no importa si nos quedan tumbados). Los comimos con la mano directamente en plan bocaditos, y aparte ponemos un recipiente con más ricotta para el que quiera untar más en los tomates o directamente en pan 🙂

Rocío (Las cosas de Rocío)

Rollitos veganos de cecina

Rollitos de calabacín con ricotta de tofu
1 calabacín mediano
Salsa de soja
Zumo de remolacha
100 gr tofu
1½ cucharadas de levadura de cerveza
2 cucharaditas de zumo de limón
1 cucharadita de ralladura de limón biológico
1 cucharada de aceite de oliva
60 ml agua
1 tomate
Sal
Pimienta
Hojas de rúcola o de lechuga rizada

Lavamos el calabacín, le quitamos los extremos y lo cortamos en láminas finas con un cortador de patatas o similar. Luego lo ponemos a macerar en una mezcla de salsa de soja rebajada con agua (para que no quede demasiado salada. Podemos probar con un dedo) y un buen chorro de zumo de remolacha. Lo dejamos al menos una hora, dándoles vueltas de vez en cuando. Aparte hacemos el relleno. En el vaso de la batidora mezclamos el tofu con la levadura de cerveza, el zumo de limón, el aceite, el agua, sal y pimienta hasta obtener una crema suave. Luego añadimos la ralladura de limón. Le quitamos las pipas al tomate para que no tenga demasiado líquido, y lo cortamos en daditos pequeños. Lo agregamos a la crema y mezclamos bien. También se pueden usar tomates secos. Ahora sacamos las láminas de calabacín y las escurrimos cuidadosamente con los dedos para que suelten la mayor cantidad de líquido posible pero queden algo brillantes. Ponemos un montoncito de crema en un extremo y enrollamos (empezando por la parte del relleno). En una fuente colocamos las hojas de rúcula o de lechuga y situamos los rollitos decorativamente. Queda muy bonito para una fiesta como entrante o en un bufet.

Cristina (Las preferencias de Cristina)

rollitos veganos de cecina

Ingredientes:
– queso crudivegano de almendras.
– 1 calabacín
– 1 remolacha
– 1 hoja de lechuga para decorar
– semillas de Sésamo.

Queso crudivegano de almendras:
-100gr de almendras crudas remojadas en agua durante al menos 8 horas
– 3 cucharadas soperas de levadura de cerveza
– 1 cda de sal
– 1 cda de ajo en polvo
– 1/2 cda de nuez moscada
– 1/2 cda de pimienta negra
– 1 cda de cebolla en polvo

Ponemos todos los ingredientes en un procesador de alimentos tipo thermomix y batimos hasta tener la textura deseada. Para simular la cecina he cortado el calabacín en tiras muy finas, lo he extendido en un plato cubierto con agua y en el mismo plato he puesto la remolacha cortada para que soltara todo el jugo y color, y ha estado macerando toda la noche, consiguiendo ese color tan rojo. Finalmente he intercalado tres tiras de calabacín y he puesto el queso enrollando después como un canelón y lo he presentado sobre una hoja de lechuga con Sésamo por encima.

Noemí (Cocina de Nihacc)

Rollitos de pepino con tofu ricotta (Noemí)

1 pepino
1 cucharada tamari (salsa de soja)
2 tomates secos
150 gramos tofu (1 litro leche de soja + 2 cucharadas zumo de limón)
1 cucharada orégano
1 cucharadita ajo en polvo
1 cucharadita ralladura de limón
1 cucharadita levadura nutricional
1 cucharada aceite de oliva virgen extra
hojas de rúcula

Retirar las puntas del pepino, y cortarlo en láminas longitudinales muy finas con una mandolina o un pelapatatas. Extender las láminas en un recipiente hondo y marinarlas con el tamari entre media hora y dos horas; después, escurrirlas (si hace falta, secarlas un poco con un papel de cocina absorbente). Desmenuzar el tofu con un tenedor y mezclarlo bien con el orégano, el ajo, la ralladura de limón, la levadura, el aceite de oliva y el tomate seco muy picado. Poner una cucharadita de tofu ricota en el extremo de cada tira de pepino y enrollar sobre sí misma. Servir acompañados con un puñadito de hojas de rúcula.

Anuncios

Abril: resumen “Buñuelos de calabaza”

collage-abril

Bueno, aquí estan los ansiados buñuelos de este mes de abril. Y no es para menos, porque cada cual tiene mejor pinta y dan ganas de probarlos todos con sólo ver esas fotos. Gracias por participar en esta deliciosa lluvia de buñuelos, y ahora… ¡a disfrutarlos!

Sabrina (Sabrina’s Sea of Colors)

Buñuelos de calabaza (Sabrina)

800 gr de calabaza
150 gr de harina de trigo
1 cda de harina de almendras
1 cdta de levadura en polvo
1 cdta de canela en polvo
2 cdas de nata vegetal (a base de arroz)
1 cucharada de semillas de lino
1/2 taza de agua
ralladura de naranja
Para freír
aceite de oliva suave
piel de naranja
Para decorar
al gusto: canela, azúcar moreno, mermelada o sirope (endulsana en mi caso)

¿Cómo se hacen?
Pues primero vamos a pelar y cortar la calabaza en trozos, y la ponemos a asar en el horno unos 40 minutos, hasta que esté blanda.
Mientras, vamos a hacer el sustituto del huevo que lleva la receta original. Ponemos a calentar el agua y añadimos las semillas de lino. Verás como suelta un gel que hará las veces de clara de huevo. Yo he machacado parte de las semillas y también las he usado. Reservamos.
La calabaza ya cocida la llevamos a la licuadora o procesador de alimentos para hacerla puré. Vertemos en un bol y añadimos el gel obtenido del lino y la nata de arroz. Mezclamos bien.
Añadimos los ingredientes secos e integramos todo hasta tener una masa homogénea.
Ponemos a calentar aceite suficiente en una sartén y agregamos un trozo de piel de naranja para aromatizar. Ayudados con 2 cucharas soperas vamos dando forma a los buñuelos y a freír directamente. Una vez listos, retirar el exceso de aceite dejándolos reposar sobre papel absorbente, y así continuamos hasta terminar la masa.
Podemos bañarlos con sirope de tu preferencia o espolvorear con canela y azúcar. También está la opción de acompañar con una cucharada de mermelada.

Míriam (Gastrocenicienta)

Buñuelos de calabaza (Míriam)

– 500 gr Calabaza redonda
– 75 gr de harina de trigo integral
– 25 gr de harina de maíz
– 1/2 sobre de levadura en polvo
– 17 gr de leche de arroz
– ralladura de naranja
– aceite de oliva virgen (para la fritura)
– piel de naranja (para la fritura)
– azúcar integral de caña
– miel de caña
– canela en polvo

En mi caso, y aprovechando que encendía el horno, he asado la calabaza entera, reservando lo que no iba a usar en los buñuelos para próximas recetas, tanto dulces como saladas, ya que no he añadido nada al asarla. Para asarla, la partimos en varios trozos, con piel, quitamos con una cuchara las pepitas y metemos en el horno a 200º aproximadamente una hora (vigilando el proceso y que no se nos queme, podemos ir abriendo el horno y pinchando para ver si está tierna). Una vez asada, retiramos toda la pulpa con una cuchara, de esta pulpa sacamos 500gr. para los buñuelos, que batiremos hasta lograr una cremita. El resto reservamos para otras elaboraciones.
En un cuenco ponemos la crema de calabaza, la harina, la levadura, la leche y la ralladura de naranja y mezclamos todo bien. Ponemos a calentar en una sartén el aceite en el que pondremos la piel de naranja para aromatizar y vamos añadiendo bolitas de masa, las freimos hasta que queden doraditos.
Los iremos poniendo en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
Tenemos dos presentaciones, una pasando los buñuelos por una mezcla de azúcar y canela, y una segunda presentación rociados con miel de caña, ¿¿con cúal os quedaís?? en casa nos han gustado mucho los dos…

Rocío (Las cosas de Rocío)

Buñuelos de calabaza (Rocío)

300 gr de calabaza o boniato
60 gr harina integral de espelta
1 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharada de leche vegetal (yo he usado de soja)
1 cucharada de harina de soja + 2½ cucharadas de agua
1 pizca de sal
Ralladura de media naranja biológica
Aceite de oliva y girasol mezclados para freir
Piel de naranja biológica
Xilitol
Canela en polvo

Calentamos el horno a 200° y asamos la calabaza (yo he usado batata o boniato porque no he encontrado calabaza). A los 50 minutos la pinchamos para ver si está tierna, si es así la sacamos del horno y la pelamos cuando se haya enfriado un poco.
Luego la machacamos con un tenedor y añadimos la harina, la levadura, la sal (para realzar los sabores) y la ralladura de naranja, mezclamos bien, agregamos la harina de soja previamente diluida en agua y la leche de soja. Debe quedarnos una masa suave.
En una sartén echamos el aceite y la cáscara de naranja. Cuando el aceite esté hirviendo vamos echando pegotitos de masa ayudándonos con dos cucharas. Freímos los buñuelos cuidando de que no se quemen y los sacamos a un plato con papel de cocina para que suelten la grasa sobrante.
Cuando estén atemperados los pasamos por xilitol mezclado con canela.
¡Y a disfrutar! Están buenos fríos y calientes.

Vanesa (Mostaza y media)

Buñuelos de calabaza (Vanesa)

Buñuelos sin horno y sin gluten.

Ingredientes: (50 buñuelos)
Unos 350 grs de calabaza pelada.
1 manzana reineta.
1 vaso y medio de harina de arroz (unos 250 grs).
2 cucharadas de panela.
Cardamomo molido, cantidad al gusto (opcional, puede ser ralladura de cítricos, canela o lo que más os guste).
1 cucharada de bicarbonato.
Pizca de sal.
Aceite para freír (yo utilicé girasol).
Más panela para rebozar los buñuelos una vez fritos.

Preparación:
Pelamos la manzana y le quitamos las durezas del corazón.
La rallamos y la ponemos en una cazuela amplia con las 2 cucharadas de panela y una pizca de sal, a fuego bajo, para que vaya soltando los jugos.
Mientras, picamos en trozos muy pequeñitos la calabaza. Yo lo hice con la picadora para ahorrar tiempo.
La añadimos a la manzana, removemos y dejamos que se cocinen juntas hasta que estén blanditas, con la cazuela tapada para que no se evapore líquido y a fuego muy bajo para que no se pegue. Unos 20 minutos.
Pasamos la batidora hasta convertirlas en una crema fina, espolvoreamos el cardamomo al gusto y dejamos que se enfríe.
Cuando el puré esté frío echamos la harina poco a poco, removiendo bien con una cuchara. Dejamos reposar un par de horas.
Pasado el reposo, añadimos el bicarbonato, removemos bien, probamos la masa para rectificar de dulce o especias a nuestro gusto.
Calentamos aceite abundante en una sartén a temperatura media. Si está muy alta se quemarán enseguida por fuera y quedarán sin hacer bien por dentro. Y no absorben apenas aceite por freírlos a temperatura media, no hay problema por eso.
Con una cuchara pequeña vamos cogiendo porciones de masa y echándolas al aceite.
Veréis que los buñuelos van subiendo solos; cuando estén dorados por abajo les damos la vuelta.
Los sacamos a un plato con papel absorbente para evitar los excesos de grasa.
Y los pasamos por un bol en el que habremos echado panela en polvo para rebozarlos en ella.

Ya están, ¡listos para comer!

Noemí (Cocina de Nihacc)

Buñuelos de calabaza (Noemí)

500 gramos calabaza asada
2 cucharadas leche de soja
1 cucharada aceite de oliva virgen extra (y más para freír)
1 cucharada vinagre de manzana
1 cucharadita levadura en polvo
1/2 cucharadita bicarbonato
1 cucharadita canela en polvo
1/2 cucharadita ralladura de limón
100 gramos harina de garbanzo

Triturar con la batidora la calabaza asada junto con los ingredientes líquidos (leche vegetal [en este caso, de soja], aceite de oliva y vinagre de manzana) hasta lograr un puré fino y sin grumos. Añadir los ingredientes secos (levadura, bicarbonato, canela, ralladura de limón [o de naranja, según la receta original]) y mezclar bien; incorporar por último la harina de garbanzo, y volver a mezclar. Calentar en una sartén un buen chorro de aceite de oliva, y freír pequeñas porciones de masa hasta que queden bien doradas. Poner los buñuelos sobre un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Servir calientes, recién hechos.

Marzo: resumen “Hamburguesas de pollo con confitura de tomate”

collage-marzo

Este mes es de esos que hay tantas opciones que alegra la vista y el paladar. Hay recetas para todos los gustos: desde crudiveganas, hasta con legumbres, sin legumbres, con avena, canela, tofu, guindilla… Vaya, para no aburrirse. Esperemos que os gusten tanto como a nosotras.
¡Gracias, chicas, por participar!

Consol (Kijimuna’s Kitchen)

Hamburguesa de pollo vegana (Consol)

Ingredientes
Para las cuatro mini rawmburguesas
200 gr de takuan (daikon deshidratado al sol y fermentado con salvado de arroz y kombu)
2 c. soperas generosas de tahini crudo blanco
1 c. pequeña de melaza de caña (no es crudo, pero contiene altos niveles de hierro y minerales)

Para la mermelada de tomate
1 tomate pequeño de colgar, bien maduro
1 c. pequeña de melaza de caña (o tu sirope preferido)
2 tomates deshidratados, remojados durante 6 horas

Para emplatar
hojas de lechuga maravilla o la lechuga de tu elección, cortada en tiras finas
2 gajos de limón

Método de preparación
Cortar el takuan a trocitos. En un procesador de cocina, combinar el takuan con el tahini crudo blanco y triturar hasta obtener una masa gruesa. Dividir la masa en cuatro porciones y dar forma de hamburguesas mini.
Colocar en las bandejas del deshidratador y pintar por encima con la ayuda de un pincel y parte de la melaza de caña. Deshidratar durante 30 minutos. Dar la vuelta, volver a pintar con melaza de caña y deshidratar 30 minutos más. Mientras las mini rawmburguesas están en el deshidratador, prepararemos la mermelada de tomate.
Con la ayuda de una batidora de vaso, triturar los ingredientes para la mermelada de tomate. Colocar en un colador de malla fina y descartar el exceso de zumo sin remover la mezcla.
Para servir, preparar un lecho de lechuga o de las hojas de tu elección y colocar las rawmburguesas encima. Decorar cada rawmburguesa con un toque de mermelada de tomate y acompañar el plato con los gajos de limón.
¡Bon appétit!

Míriam (Gastrocenicienta)

Hamburguesa de pollo vegana (Míriam)

Vamos a necesitar: (salen 6 hamburguesas medianas)
Para las hamburguesas:
200gr. de alubias blancas cocidas
200gr. de garbanzos cocidos
1/2 vaso de quinoa cocinada
1/2 vaso de copos de avena fina
1/2 litro de caldo de verduras (o agua y pastilla vegetal)
1 cucharada de salsa de soja
1 cucharada de zanahoria rallada
1 cucharadita de semillas de amapola
1 cucharadita de semillas de lino
1 cucharadita de humo líquido (o pimentón ahumado en su ausencia)
1 cucharadita de romero seco
2 cucharadas generosas de pan rallado con ajo y perejil (lo que nos pida la masa)

Para el acompañamiento:
12 tomatitos cherrys cortados en mitades
3 ajos picados
4 cucharadas de aceite de oliva virgen
1 pizca de sal marina
Rúcula al gusto.

Primero lavamos la quinoa y la ponemos a cocer con el doble de agua que de quinoa, en este caso con un vaso de agua.. hasta que germine, entonces retiraremos, y reservamos.
Por otro lado, ponemos la avena a remojar en el caldo de verduras caliente, cuando esté blanda escurrimos y reservamos.
Mezclamos las alubias, los garbanzos, la quinoa, la avena, la salsa de soja, el humo líquido, las semillas de amapola y de lino y lo pasamos todo por la batidora grosamente… mezclamos bien a mano, añadimos la zanahoria rallada y el pan rallado hasta conseguir una masa pegajosa.
En una sartén ponemos unas gotas de aceite de oliva virgen y vamos poniendo montoncitos de masa, sellamos, aplastamos con una espátula dándole forma de hamburguesa y vamos reservando en un plato.
Los tomates lavados y cortados en mitades los vamos a poner en una fuente de horno, con un chorro generoso de aceite de oliva y ajitos picados a asar durante 15 minutos a 180º precalentado el horno (yo los tenía embotados de la huerta de verano, tal cual salen del horno los metes en un bote de cristal y los cubres con aceite de oliva virgen, tapas al vacio y listo para deleitarte durante el invierno).
Además preparamos una ensalada de rúcula con el aceite y ajitos que nos han sobrado de preparar los tomates por encima.
Emplatamos la hamburguesa con un puñado de ensalada de rúcula y un montoncito de tomatitos confitados y ya sólo nos queda dejarnos llevar por el placer de la comida recién preparada con amor 🙂
¡¡Nos vemos el mes que viene veganizadores!!

Arándana (Tres arándanos)

Hamburguesa de pollo vegana (Arándana)

INGREDIENTES:
Para la “confitura” de tomate:
500 g de tomate crudo triturado
Zumo de medio limón
1 cucharadita de genjibre en polvo
2 cucharaditas de pimentón
Media cucharada de canela
Media cucharada de comino
Media cucharada de chili en polvo
2 cucharaditas de agar-agar
4 cucharadas de sirope de agave
Sal
Para las hamburguesas de lentejas y arroz:
Medio vaso de lentejas (secas)
Medio vaso de arroz integral (la medida es sin cocinar)
Medio vaso de copos de avena
1 y 1/2 zanahorias ralladas
1 cebolla picada muy fina
1 ajo picado
Sal

PREPARACIÓN:
En primer lugar ponemos al fuego la confitura. La mía es sin azúcar de modo que queda más líquida y menos transparente que una confitura convencional.
Ponemos en una olla todos los ingredientes menos el agar-agar y dejamos cocer a fuego muy lento hasta que se reduzca y espese (al menos una hora). Una vez se haya reducido el volumen a la mitad aproximadamente disolvemos el agar-agar en un poquito de agua, lo echamos sobre el tomate y llevamos a hervir una vez más. Apagamos el fuego y lo dejamos enfríar.
Ponemos a cocer las lentejas y el arroz junto con el doble de su volumen en agua (2 vasos).
Rallamos la zanahoria y picamos la cebolla y el ajo, y los añadimos a los copos de avena.
Una vez las lentejas y el arroz se han quedado sin agua y están blanditos añadimos la zanahoria, cebolla, ajo y avena y lo batimos todo con la batidora.
Formamos 8 bolitas con las manos y las ponemos en una sartén con aceite bien caliente. Freímos por ambos lados hasta que las hamburguesas queden bien doraditas.
Servimos con la confitura de tomate por encima.

Vanesa (Mostaza y media)

Hamburguesa de pollo vegana (Vanesa)

Ingredientes: (unas 10 unidades)

Para las hamburguesas
1 vaso de garbanzos en crudo
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
10 hojas de cilantro
2 hojas de apio
1 cucharadita de comino en polvo
1 cucharadita de canela en polvo
2 cucharadas de levadura de cerveza
Medio vaso de agua
Medio vaso de vino blanco
Una pizca de bicarbonato

Para la salsa de tomate dulce
2 tomates maduros
4 dátiles (y otros aparte para la decoración)
4 hojitas de hierbabuena
2 cucharadas de aceite de oliva sabor fuerte
Sal

Preparación:
Con 12 horas mínimo de antelación ponemos los garbanzos a remojo en agua abundante con una cucharadita de bicarbonato para hacerlos más digestivos. Cuando haya pasado ese tiempo, los lavamos y escurrimos bien.
En un recipiente amplio echamos la cebolla picada, el ajo picado, las hojas de cilantro y apio, el vino y el agua y batimos todo con la batidora.
Cuando esté convertido en crema, vamos añadiendo los garbanzos poco a poco y batiendo todo hasta que nos quede una masa homogénea. Si tiene algún pequeño tropiezo de garbanzos no pasa nada.
Añadimos la canela, el comino, una cucharadita rasa de bicarbonato, la levadura de cerveza, sal y removemos bien.
Tapamos el recipiente y lo dejamos macerando en la nevera un buen rato, mínimo 1 hora.
Mientras, vamos preparando la salsa.
Escaldamos los tomates previamente para pelarlos con facilidad, metiéndolos en agua hirviendo unos pocos minutos.
Los escurrimos, y cuando estén un poco templados los pelamos y troceamos.
En una cazuela pequeña y alta calentamos el aceite y echamos los tomates con una pizca de sal, los rehogamos y dejamos que se cocinen tapados a fuego bajo unos 10 minutos.
Picamos los dátiles y los añadimos al tomate.
Batimos para convertir todo en una salsa fina, probamos de sal, echamos la hierbabuena picada y dejamos cociendo al mínimo otros 10 minutos más, para que se mezclen bien los sabores.
Reservamos la salsa tapada para que no se enfríe y nos ponemos con las hamburguesas cuando esté reposada la masa.
Calentamos un poco de aceite y echamos una cucharada generosa por cada hamburguesa en la sartén.
Les damos forma redonda y esperamos a que se queden firmes, echamos unas gotitas de aceite por la parte superior de cada una, les damos la vuelta y tostamos por el otro lado.
Cuando las veamos que se abomban es que ya están listas para sacar.
Servimos en un plato las hamburguesas con una cucharadita de salsa de tomate encima, un dátil en cada una (opcional, por supuesto) y con la guarnición que prefiráis.

Eva (Come en verde)

Hamburguesa de pollo vegana (Eva)

INGREDIENTES
Para cuatro hamburguesas pequeñas:
250 gramos de tofu firme.
2 cucharadas de leche de avena.
3 cucharadas de levadura de cerveza.
1 diente de ajo.
1 cebolleta pequeña.
1 zanahoria pequeña.
Sal, pimienta
1 cucharada de orégano.
5 cucharadas de pan rallado (aunque esto puede variar según la consistencia que estéis buscando).
2 cucharadas de salsa de soja.
Para la mermelada:
Un kilo de tomates pelados, a los que debemos quitar las semillas más grandes.
700 gramos de azúcar. Puede ser mitad azúcar morena y azúcar blanca o completamente azúcar blanca.
El zumo de un limón.

PASO A PASO:
1. Para preparar la mermelada: se parten los tomates en trozos pequeños, se les añade el azúcar y el limón y se deja reposar una media hora en una cacerola grande. Llevamos al fuego y dejamos que hierva cinco minutos. Pasado ese tiempo, se baja el fuego y se deja media hora o hasta que la mermelada adquiera la consistencia adecuada, removiendo constantemente con mucho cuidado de que no nos salpique el contenido. Dejar enfriar y servir después con las hamburguesas.

Para las hamburguesas:
1. Secar bien el tofu con papel absorbente o servilleta para que pierda todo el agua que pueda tener.
2. Picar el ajo y la cebolleta en trozos pequeños. Sofreír en una sartén con el aceite hasta que se poche.
3. Cuando el ajo y la cebolla estén listos, poner en el vaso de la batidora. Añadiremos también la salsa de soja, la zanahoria, el tofu cortado en trozos, la leche de avena, la levadura de cerveza y el orégano. Salpimentar y batir hasta que se quede una masa uniforme.
4. Dejar reposar una media hora para que los sabores se unifiquen un poco. Entonces poner en un recipiente e ir añadiendo y mezclando el pan rallado hasta que quede una consistencia que se pueda coger con la mano y no se deshaga para poder darle la forma de hamburguesa.
5. En una sartén caliente, poner vuelta y vuelta, hasta que estén doradas por ambos lados. Después, meter en el horno a 180ºC unos 15 minutos.
6. Sacar y servir, ya sea dentro de pan de hamburguesa, con pan de centeno o sola.

Sabrina (Sabrina’s Sea of Colors)

Hamburguesa de pollo vegana (Sabrina)

Ingredientes
para la confitura
1 tomate
1 bote pequeño de tomate frito
150gr de azúcar

para las hamburguesas
400gr de garbanzos cocidos
1 taza de copos de avena
50gr de zanahoria rallada
1 cebolla cortada finamente
2 cucharadas de perejil fresco picado
2 dientes de ajo bien picados
chorrito de aceite de oliva
1 cdta de sal y 1/2 cdta de comino en polvo

Preparación
En primer lugar, preparamos la confitura. Para ello, escaldamos un tomate en agua hirviendo un minuto para pelarlo más fácilmente.
Después, lo trituramos y lo ponemos en una cazuela con el tomate frito y el azúcar. Dejamos cocinar a fuego lento, removiendo de vez en cuando, durante unos 45 minutos.
Entretanto preparamos la mezcla para las hamburguesas.
Tenemos los garbanzos cocidos y escurridos, los trituramos bien con ayuda de un tenedor hasta conseguir una pasta. Puede quedar algún trocito, le da textura a la masa.
Mezclamos la cebolla con el perejil, el ajo, los condimentos y el chorrito de aceite y lo añadimos a los garbanzos ya triturados.
Agregamos la zanahoria y, por último, la avena. Amasamos bien.
Armamos las hamburguesas y cocemos en una sartén con poco aceite. Las colocamos sobre papel absorbente para retirar exceso de aceite.
Pasado el tiempo ven que el tomate va caramelizando, yo he pasado la confitura por el colador para obtener una salsa fina.
Ya sólo queda presentar y disfrutar! Podemos acompañar de ensalada verde.

Cristina (Las preferencias de Cristina)

Hamburguesa de pollo vegana (Cristina)

Ingredientes:
Para 5 hamburguesas:
– Un bote de alubias tintas 500gr (o las podemos cocer nosotros mismos un par de horitas)
– 1 pimiento verde cortado muy finito
– 1 patata
– 2 ajos
– 1/2 cebolla
– 1 guindilla cayena
– 2 cucharadas de levadura de cerveza
– 5 cucharadas de avena
– sal y pimienta al gusto
– pan rallado
– harina de garbanzo para rebozar

Para los tomatitos cherry:
– tomatitos cherry
– 3 ajos
– aceite de oliva
– sal

Proceso:
– cortamos la patata a daditos muy pequeños y las vamos pochando en una sartén con aceite de oliva a fuego medio durante unos minutos, cuando vemos que empieza a estar más blandita añadimos el pimiento verde cortado finito, los ajos laminados y la cebolla cortada finita también y una cayena (si os gusta un punto picante) y vamos removiendo poco a poco..
– Después añadimos la avena y un vasito de agua (yo usé caldo de verduras porque justo me estaba haciendo una sopa) y removemos hasta que se absorva el agua, salpimentamos al gusto.
– En un bol vamos chafando con un tenedor las alubias tintas (también podemos usar un procesador de alimentos) y incorporamos la mezcla que hemos hecho en la sartén.
– Removemos todo bien con un tenedor o con las manos, integramos todos los ingredientes y vamos añadiendo la levadura de cerveza y el pan rallado (yo usé uno que también lleva perejil y ajo) hasta que obtengamos la consistencia que queramos.
He de decir que yo tuve “la masa” en la nevera una noche y hice las hamburguesas al día siguiente, no es necesario pero queda una masa mucho más manejable, sino esperaremos a que las verduras sofritas estén frías
– Le damos la forma a las hamburguesas (yo usé la prensa) y las pasamos por la harina de garbanzo, seguidamente a la sartén con aceite ya caliente, les damos la vuelta cuando veamos que estén doraditas y voilà!!
Los tomatitos cherry no tienen secreto, doramos unos ajos laminados y cuando estos tengan colorcito añadimos los tomatitos cherry cortados por la mitad, sal a gusto y au!

Rocío (Las cosas de Rocío)

Hamburguesa de pollo vegana (Rocío)

Ingredientes:
50 gr soja texturizada alargada
500 ml caldo vegetal
80 gr mijo blanco
250 ml agua
50 ml salsa de soja (~ 5 cucharadas)
2 cucharadas de agua
½ cucharadita de vinagre
1 cucharadita de xilitol
1 cebolla
1 zanahoria
½ tallo de apio
Pimienta
1 cucharada de harina de soja + 2 cucharadas de agua
Pan rallado
Aceite de oliva o girasol
300 gr tomates maduros
Zumo de medio limón
2 puntitas de cuchillo de estevia
2 cucharadas de xilitol

Echamos la soja texturizada en una cacerolita y la ponemos a hervir con el caldo vegetal
hasta que esté tierna (también se puede usar agua con sal, pero el caldo le da más
saborcillo). Tapamos la cacerola para que no se evapore demasiado líquido. Una vez lista
la dejamos enfriar.
En otro cacillo ponemos a hervir 250 ml de agua. Cuando rompa el hervor echamos de
una vez el mijo, apagamos el fuego, tapamos y dejamos reposar durante 15 minutos. Si la
hornilla que tenéis es de gas lo dejáis cocer a fuego lento hasta que se evapore el agua.
Una vez que la soja se haya enfriado la picamos muy pequeñita con un cuchillo grande.
Preparamos un aliño con la salsa de soja, 2 cucharadas de agua, el vinagre y 1
cucharadita de xilitol. Batimos y se lo echamos a la soja picada. Mezclamos bien con las
manos y lo metemos en la nevera durante dos horas.
Mientras tanto preparamos la confitura de tomate. Ponemos agua a hervir y escaldamos
los tomates para poder pelarlos. Luego los trituramos, agragamos el zumo de
limón, la estevia y el xilitol, tapamos y lo ponemos a cocer tapado durante una hora
aproximadamente, removiendo de vez en cuando.
Cortamos la cebolla muy menuda, rallamos la zanahoria y picamos el apio. En una sartén
con un poco de aceite pochamos la cebolla hasta que esté transparente. Añadimos la
zanahoria y el apio, y lo dejamos hacer a fuego suave durante 5 minutos.
Sacamos la soja de la nevera, la mezclamos con el mijo y la verdura. Diluimos la harina
de soja en dos cucharadas de agua y la añadimos a la mezcla. Sazonamos con pimienta.
Ahora tendremos que trabajar con las manos, primero echamos un poco de pan rallado,
la cantidad depende de lo líquida que esté la masa. Debe quedarnos jugosa, pero
sin desmenuzarse al hacer las bolas que luego aplastaremos para darles forma de
hamburguesa. Si tenéis un molde para hamburguesas quedarán aún mejor. Se pueden
poner directamente en la sartén o pasarlas antes por pan rallado, así quedarán más
crujientes por fuera (si os gustan bien crujientes pasadlas por corn-flakes machacados).
En una sartén ponemos a calentar un poco de aceite y doramos las hamburguesas
por ambos lados cuidando de que no se desmoronen (podemos probar con una
hamburguesa, y si vemos que se deshace echamos más pan rallado a la mezcla). Una
vez frías toman más cuerpo, si queréis entonces calentarlas, podéis meterlas en el horno.
Servimos sobre una hoja de lechuga y cubrimos con un poco de confitura de tomate.
Aprovechando que tenía alfalfa germinada, les he puesto un poco para decorar.
Uff!, son algo laboriosas, pero están muy buenas.

Cris (Cocina Global)

Hamburguesa de pollo vegana (Cris)

MINI HAMBURGUESAS AL ESTILO GRIEGO
Ingredientes
4 tomates medianos bien maduros
2 cebollas
150 g de harina (usé de maíz y de trigo, puede usarse cualquier tipo)
Salvado
4 hojas de hierbabuena fresca
1 yogur de arroz o de soja
Sal y pimienta

Preparación
Cortar los tomates en trozos grandes y pasarlos al robot rápidamente. Mezclar los tomates con las cebollas troceadas finas en un recipiente. Añadir las hojas de hierbabuena troceadas, salpimentar. Incorporar la harina mezclándola bien. De la masa obtenida, formar mini hamburguesa con la ayuda de una cuchara sopera. Rebozar con salvado. Calentar bien 2 cm de aceite y verter las albóndigas. Freír de 2 a 3 minutos cada lado. Dejar entibiar sobre papel absorbente. Servir sobre panecillo de hamburguesa con una salsa de yogur salpimentada y hierbabuena fresca.

Ester (Quinoa y Wakame)

Hamburguesa de pollo vegana (Ester)

Ingredientes (para unas 10 hamburguesas)
2 vasos de garbanzos bio
1/2 vaso de copos de avena finos
1/2 vaso de agua
1 puerro grande o una cebolla
1 zanahoria grande
Orégano
Albahaca
Aceite de oliva
Mermelada de fresa

Así se hace
Dejamos los garbanzos en remojo 24 horas.
Pasado este tiempo los escurrimos y los pasamos por agua.
Los ponemos en el vaso de la batidora y los vamos triturando, añadiendo el agua poco a poco.
Añadimos los copos de avena y mezclamos bien con las manos o con ayuda de una cuchara.
Espolvoreamos un poco de orégano y un poco de albahaca.
Ahora sólo nos falta preparar las verduras: las cortamos en trocitos pequeños y las cocinamos en una sartén con un poco de aceite de oliva.
Cuando las verduras estén listas, las añadimos a la mezcla y lo integramos todo bien.
Con las manos (o con un aparatito de hacer hamburguesas si tenéis la suerte de tener uno) vamos formando las veggie burguers.
Cuando las tengamos hechas, las guardamos en la nevera un par de horas, para que no estén tan blanditas.
Finalmente, cocinamos las hamburguesas en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego fuerte.
Las servimos con una cucharada de mermelada de fresa por encima.
El resultado es una interesante combinación sucré-salé, que los franceses usan tanto en su cocina.
Aunque no vayamos a comérnoslas todas, las podemos dejar hechas (sin pasarlas por la sartén) y las congelamos para otra ocasión.

Noemí (Cocina de Nihacc)

Hamburguesa de tofu (Noemí)

200 gramos tofu
1 cebolla pequeña
1 zanahoria pequeña
1 pizca sal
1 pizca pimienta negra
1 cucharadita ajo en polvo
1 cucharadita ralladura de limón
1 cucharadita orégano
2 cucharadas harina de garbanzo
2 cucharadas harina de arroz integral
2 cucharadas aceite de oliva virgen extra

Picar muy fino la cebolla y la zanahoria; rehogar en la sartén con una cucharada de aceite, y sal y pimienta. Escurrir el tofu y desmenuzarlo con un tenedor; añadir las verduras rehogadas y también el resto de especias (ajo, ralladura de corteza de limón y orégano), y mezclar bien. Incorporar las harinas y volver a mezclar. Dividir la masa en cuatro porciones, darles forma de hamburguesa con la mano, y hacer en la sartén con la otra cucharada de aceite hasta que se doren por ambos lados. Servir con hojas de lechuga y rodajas de tomate fresco.

Febrero: resumen “Tarta de naranja con merengue”

collage-febrero

¿Estáis listos y listas para endulzaros la vista con el resumen de este mes? Eso esperamos, porque las tartas que nos presentan las participantes tienen una pinta como para comerse la pantalla. Y si no, comprobadlo con vuestros propios ojos…

Rocío (Las cosas de Rocío)

Ingredientes:
Base:
250 gr harina integral de espelta
2½ cucharaditas de levadura en polvo
1 pizca de sal
2 puntitas de cuchillo de estevia
1 cucharada de xilitol
80 gr aceite de girasol
6 cucharadas de agua

Crema:
500 ml zumo de naranja
50 gr harina de maiz (Maizena)
2 puntitas de cuchillo de estevia
2 cucharadas de xilitol
1 cucharadita de canela molida
½ cucharadita de anís en grano

Adorno:
1 lata de leche de coco (enfriar en la nevera)
50 gr margarina vegana
Esencia de vainilla
1 puntita de cuchillo de estevia
2 cucharaditas de xilitol

Encendemos el horno a 180°.
Preparamos una masa quebrada mezclando primero los ingredientes secos de la base,
añadimos el aceite y desmenuzamos con los dedos hasta que nos quede como un serrín.
Por último agregamos el agua y amasamos un poco. Forramos con esta masa un molde
redondo de unos 24 cm previamente engrasado y enharinado, y lo metemos en el horno
durante 20 minutos.
Una vez lista la base hacemos la crema. Mezclamos todos los ingredientes excepto el
zumo de naranja. Luego vamos añadiendo el zumo mientras batimos con unas varillas
continuación ponemos la mezcla a calentar removiendo continuamente hasta que espese.
Vertemos la crema sobre la base de pasta quebrada y lo metemos en la nevera.
Batimos la margarina con la vainilla, la estevia y el xilitol. Sacamos la lata de leche de
coco de la nevera y después de abrirla le quitamos el líquido (que podemos usar para
otra cosa). Sacamos unas cucharadas de la crema que se ha formado al enfriar la leche
de coco y las batimos con la mezcla de margarina. Una vez que esté fría la tarta la
adornamos con la crema de coco usando una manga pastelera o una bolsa de plástico a
la que le cortaremos una esquinita.
Y ya está lista, así de fácil.

María (Las cosas de Mago)

Ingredientes (para una mini-tarta):
8 dátiles
1 puñado de uvas pasas
1 puñado de nueces peladas
1 naranja
1 cucharada de harina de maíz
sirope de ágave, azúcar, canela, anís en grano

Preparación:
Se pican los dátiles, las pasas y las nueces con una cucharada sopera de sirope de ágave
hasta que se obtiene una masa que nos servirá de base para la tarta.
Se prepara una crema de naranja con el zumo de la naranja, la ralladura de la corteza, una
cucharada de harina de maíz, otra cucharada de sirope de ágave, un poco de canela molida y
de anís en grano. Se pone al fuego a espesar.
En un aro de emplatar pondremos la base con la masa y encima echaremos la crema.
Se decoraría con un poco de merengue vegano que en mi caso acabó siendo otra especie de
crema como la de naranja pero con azúcar y agua que perfectamente se podría omitir…

Curiosidades y consejos:
Cuando preparemos la crema de naranja es muy importante remover la mezcla cuanto esté al
fuego para que no salgan grumos ni se pegue.
El merengue que yo intenté preparar es el que se hace con lino, o más bien con una especie
de líquido viscoso que éste desprende al ponerlo a cocer con agua y que es similar a la clara
del huevo, La receta que seguí, por si algún valiente quiero intentar hacerlo (¡y que me cuente después, por favor!, fue la que encontré aquí: http://www.creativegan.net/archives/cheesecake-vegano-de-limon/ pero sé que también había otras versiones que no me terminaron de convencer porque, si mal no recuerdo, usaban goma xantana o tofu.
Si tuviera tiempo y volviera a repetir ahora mismo la receta para participar con una nueva
versión creo que intentaría hacer una especie de mousse vegana de almendra, si alguno se
anima a probarla que me cuente qué tal queda. Yo de momento voy a esperar a ver el resto de
versiones que seguro que están de vicio y encima me servirán para aprender y coger ideas.

Vanesa (Mostaza y media)

Ingredientes: (1 tarta para 2 personas)
4 galletas Digestive
100 ml de leche de coco al 18% M.G. (1/4 lata)
Zumo de 2 naranjas
2 cucharadas de harina de maíz
1 cucharada de harina de arroz
Ralladura de naranja
Panela en polvo
Azúcar blanco
Nibs de cacao crudo o si no chocolate negro troceado
Agua

Preparación:
1. Picamos las galletas junto con una cucharada de azúcar en la picadora hasta convertirlas en polvo, que pasaremos a un bol y mezclaremos con 1 cucharada de leche de coco hasta convertirlo en una masa.
2. Colocamos el molde en el centro de un plato llano y extendemos la masa de galleta en el interior, aplastando con una cuchara para igualar por toda la superficie formando la capa de abajo.
El molde que utilicé es un recipiente de comida china para llevar, al que le recorté la base y lo puse boca abajo para que la parte ancha quedase debajo y luego fuese fácil desmoldarlo.
3. Por otro lado exprimimos las naranjas, colamos bien el zumo y lo ponemos en una cazuela pequeña a calentar.
Le añadimos un poquito de ralladura de naranja, unas hebras sólo, para que le dé mas sabor pero sin pasarnos porque si no amarga bastante.
Aprovechando que estamos rallando naranja vamos a preparar parte de la decoración.
4. En un recipiente pequeño, un vaso de cristal por ejemplo, ponemos unas hebras de ralladura y las mezclamos con panela en polvo y una cucharadita de agua. Lo dejamos macerando en la nevera las horas que tarde en cuajarse la tarta para que se caramelice con los jugos que suelta cada uno. Esto así sólo es un descubrimiento de lo bueno que está, sabe a caramelo.
Seguimos con el pudding de la tarta.
5. En un vaso pequeño vacío echamos la harina de maíz y vamos añadiendo el agua fría, unos 100 ml, hasta que se disuelva.
Lo vertemos sobre el zumo caliente, junto con 1 cucharada de leche de coco para que le aporte un poco de grasa y quede más cremosa, removemos y llevamos a ebullición.
6. Cuando hierva bajamos el fuego al mínimo y dejamos cociéndose la crema sin parar de remover hasta que espese, unos 6 minutos.
Rectificamos de dulce al gusto con panela o azúcar. Si las naranjas eran dulces veréis que apenas es necesario echarle azúcar.
7. Vertemos la crema sobre el fondo de galleta y lo llevamos a la nevera para que se vaya cuajando.
Mientras que se va enfriando y solidificando un poco la superficie preparamos la crema de coco que hará las veces de merengue.
8. En una cazuela echamos 4 cucharadas de leche de coco y una de azúcar blanco, calentamos a fuego bajo.
En otro vasito pequeño echamos la cucharada, generosa, de harina de arroz y la disolvemos con agua fría, como la crema de naranja, añadiendo poco a poco para que se disuelva bien hasta llenar el vaso a la mitad.
Lo vertemos sobre la leche de coco templada y subimos el fuego para que espese, removiendo continuamente.
9. Lo ponemos bien repartido sobre la superficie de crema de naranja que teníamos en la nevera y dejamos enfriando unas 5 horas mínimo, hasta que cuaje todo y esté firme.
Desmoldamos con cuidado sacando el molde hacia arriba y decoramos.
10. Sobre la superficie vertimos la ralladura de naranja macerada junto con el almíbar que se ha formado. Esto dará un color tostado a falta del gratinado en el horno.
Cortamos una rodaja fina de naranja pelada y la colocamos encima (yo la dividí en 4 antes de ponerla para facilitar luego el corte de las porciones).
Espolvoreamos unos pocos nibs de cacao crudo o chocolate negro troceado.
Se puede cortar la porción y pasarla a un plato sin problema alguno, porque la base de galleta se queda de una pieza junto con el pudding.

Noemí (Cocina de Nihacc)

100 gramos harina de trigo sarraceno
100 gramos harina de arroz integral
4 cucharadas aceite de oliva virgen extra
4 cucharadas sirope de agave

50 gramos maicena
25 gramos sirope de agave
500 mililitros zumo de naranja natural
1 plátano maduro
1 cucharadita canela en polvo
1 anís estrellado

15 gramos manteca de coco
1 cucharadita sirope de agave

Para hacer la base de la tarta, mezclar en un bol las harinas de sarraceno y arroz con las cuatro cucharadas de aceite y de agave. Amasar con las manos hasta formar una masa homogénea. Forrar con esta masa la base y los bordes de un molde (yo usé uno de silicona), apretando bien para que quede compacta. Reservar.
Echar en una cazuela pequeña la maicena, el agave, el zumo de naranja, el plátano troceado y la canela; batir con la batidora. Añadir el anís estrellado. Cocer a fuego lento hasta que espese (más o menos como unas natillas), removiendo para que no se pegue ni se formen grumos. Retirar el anís estrellado. Verter sobre la masa base y hornear 15 minutos a 150º C, hasta que se doren los bordes de la masa. Dejar enfriar totalmente y desmoldar.
Para la decoración, ablandar la manteca de coco a fuego muy suave, y mezclar con la cucharadita de sirope; rellenar tres moldes de bombones y dejar que se solidifiquen. Colocar sobre la tarta.

Enero: resumen “Canelones Rossini”

collage-enero

¿A quién no le gustan los canelones? Este plato es una delicia para grandes y pequeños. Y con todas las versiones veganas que habéis compartido, a partir de ahora no nos podemos aburrir en la cocina. ¡Preparad los cubiertos y… a hincarles el diente!

Cris (Las preferencias de Cristina)

Placas de canelones “El Pavo”
Bloque de tofu
2 puerro
1 cebolla grande
1 puñado de pasas
3 dientes de ajo
salsa soja
sal

Para la bechamel vegana:
leche de soja
harina integral
margarina
nuez moscada
sal

Lo que hice fue picar bien la cebolla, el puerro y los ajos y lo sofreí con un poco de aceite, cuando estaba ya pochadito añadí el bloque de tofu y las pasas (previamente triturado) y lo cociné un buen rato para que se fueran impregnando los sabores, añadí la salsa de soja y rectifiqué de sal (* al llevar pasas y puerro me quedó un sabor algo dulzón) La bechamel la hice con la thermomix.. seguí la receta tracicional cambiando la mantequilla por la margarina, la leche de vaca por la de soja (sin edulcorar)y la harina por la harina integral.. queda perfecta!

Rocío (Las cosas de Rocío)

Ingredientes (para 8 canelones):
8 placas para canelones (a ser posible integrales)
50 gr soja texturizada fina
1 vaso de agua
3 cucharadas de salsa de soja (shoyu)
1 cebolla mediana
Media latita de paté de champiñones
1 chorrito de vino dulce (opcional)
Aceite de girasol
Sal
2 cucharadas de harina integral
250 ml leche de soja a temperatura ambiente
1 cucharada de Maizena
Margarina
Nuez moscada
Queso rallado vegano

Ponemos a cocer las placas para canelones en una cacerola grande con abundante agua y un chorrito de aceite para que no se peguen. Cuando estén listos los enjuagamos con cuidado y los colocamos sobre un paño de cocina limpio. Calentamos el agua, la mezclamos con la salsa de soja y ponemos a remojar la soja texturizada. Picamos la cebolla y la freímos a fuego mediano hasta que esté transparente, escurrimos la soja remojada, la añadimos a la sartén con la cebolla y rehogamos durante unos minutos. Reservamos el líquido. Hacemos una salsa con el paté y el líquido reservado y la echamos a la sartén. Mezclamos bien y por último agregamos un chorrito de vino dulce (esto le dará un toquecillo dulce, por eso es opcional). Dejamos que se reduzca el líquido y así se evaporará también el alcohol. Aparte hacemos una bechamel espesa con la harina integral, algo de leche y un pegote de margarina. Para que no queden grumos habrá que ir añadiendo la leche poco a poco sin dejar de remover a fuego mediano. Sazonamos con sal y nuez moscada y mezclamos una parte con la masa de soja y paté. Rellenamos los canelones con esta mezcla y los enrollamos. Para la salsa mezclamos la otra parte de la bechamel con el resto de la leche de soja (o un poco más si es necesario). Aparte diluimos la Maizena en un poco de agua y la añadimos a la bechamel. Debe quedarnos una salsa ligera y sin grumos. Rectificamos de sal y nuez moscada y repartimos un poco de salsa en el fondo de una fuente resistente al horno, la mía se me ha rajado :-(. Colocamos encima los canelones y los cubrimos con el resto de la salsa. Espolvoreamos el queso vegano por encima y lo metemos unos minutos al grill. Si no tenéis queso vegano podéis moler unos anacardos crudos y mezclarlos con un poco de levadura de cerveza. ¡Y a comer, que se enfrían!

Eva (Come en verde)

Canelones Rossini (Eva)

INGREDIENTES (para unos 10 canelones):
70 gramos de soja texturizada fina.
300 ml. de caldo de verduras.
Un cuarto de cebolla.
100 gramos de mezcla de 5 setas congeladas (por estas latitudes las setas frescas son un bien codiciado).
10 placas de canelones.
Dos dedos de un vaso normal de vino.
Pimienta y perejil (una cucharadita).
Bechamel vegana (de soja en este caso).
Un trocito de “quefu” para rallar por encima.
Nuez moscada.

Para el paté
6 nueces peladas.
150 gramos de champiñones y boletus
Una cucharadita de salsa de soja.
3 ajos tiernos.

PASO A PASO:
Poner el caldo de verduras a calentar. Cuando rompa a hervir, añadir la soja texturizada y dejar 20 minutos. A mitad de la cocción, añadir el vino tinto: le da un toque muy bueno y además coge color. Mientras, preparar las placas de los canelones según las instrucciones del fabricante. En mi caso, las cocí durante 12 minutos. Una vez hechas, extender sobre un paño limpio y dejar secar y enfriar. A la vez que todo lo anterior se hace, podemor ir preparando el paté de setas. Para hacerlo, partimos en trozos muy pequeños los champiñones, los boletus y los ajos tiernos. Sofreir en una sartén todo junto, hasta que pierda el agua y empiece a coger color. Entonces, será el momento de meterlo en el vaso de la batidora, añadir la salsa de soja y las nueces y triturar. Si quedara demasiado líquido, se puede añadir pan rallado, pero no fue mi caso. Cuando la soja texturizada esté lista, escurrir en un colador y lavar con agua. Partir el cuarto de cebolla en trozos finitos y sofreir en una sartén con una cucharada de aceite. Añadir la soja texturizada y remover. Cuando la cebolla se vaya pochando, añadir las setas congeladas. Salpimentar, añadir una cucharadita de perejil y dejar hacer, aproximadamente 10 minutos, removiendo frecuentemente. Si al terminar han quedado demasiado grandes (esto ya depende de si van troceadas o no), sacarlas con una cuchara y trocearlas con unas tijeras, volviendo a incorporarlas a la mezcla. Una vez que tenemos listo el relleno, se mezcla con el paté de setas. Así adquiere una textura distinta. Poner una o dos cucharadas del relleno en cada canelón y enrollar. Con la textura conseguida, es especialmente fácil liar los canelones. Colocarlos en una fuente de horno y cubrir con salsa bechamel de soja. Por encima se puede rallar quefu curado y espolvorear con nuez moscada. Meter en el horno, precalentado a 180º y dejar 10-15 minutos.

Verónica (Veronica Neko’s Blog)

Relleno:
1 cebolla picada
1 paquete de 300 gramos de tofu sedoso firme
1 cucharadita de ajo seco molido
125 gramos de copos de avena (que no sean instantáneos)
150 gramos de nueces peladas y molidas o picadas si quieres que se noten los trozos
2 pastillas de caldo de verduras desmenuzadas
2 trufas picadas

Se bate el tofu y en un recipiente se mezclan el tofu con todos los demás ingredientes. Reservamos y mientras hacemos la salsa de tomate y la bechamel. Salsa de tomate: 1 cebolla picada 2 ajos picados Tomates maduros Orégano Sal 2 cucharadas de tomate concentrado (opcional) Una cucharadita de azúcar Se sofríen los ajos y la cebolla. Cuando están tiernos se añaden los tomates en trozos y se cocina a fuego medio removiendo para que no se queme. Se añade sal al gusto, el azúcar, el concentrado de tomate y el orégano. Se pasa por un chino para que quede fina y si nos sobra lo podemos congelar. Bechamel: 3 cucharas de harina de trigo 60 ml de aceite de oliva 750 ml de leche vegetal sin azúcar añadido, yo uso leche de avena Sal Pimienta negra Nuez moscada En una olla pon el aceite de oliva a calentar a fuego medio y añade la harina. Remueve constantemente hasta que la harina se tueste un poco. Añade poco a poco la leche de avena mientras remueves con unas varillas o una cuchara. Hay que remover constantemente y controlar que el fuego no esté muy alto para que no se queme el fondo. Añadir sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Probar, si sabe a masa cruda seguir cocinando. Queso vegano: Yo utilicé el queso de tipo Edam de la marca Cheezly. Si no lo puedes conseguir donde vives puedes hacer uno muy sencillo de anacardos. Pones anacardos crudos en remojo un par de horas y luego los bates con sal, un buen chorro de limón, un poco de agua hasta obtener la textura deseada y algunas hierbas, eneldo, orégano, albahaca, lo que se os ocurra!!! Para terminar: Haz los canelones con placas precocidas puestas en remojo durante 20 minutos según recomendaciones del fabricante. En el fondo de la fuente pon un poco de tomate para que no se peguen y coloca los canelones. Cúbrelos con la salsa de tomate y la bechamel. Añade el queso y al horno a 180º hasta que esté dorado, unos 25 minutos. Una vez horneado servir con trufa rallada o en láminas.

Angela (Amapola, el mundo en un plato)

Ingredientes:
Para la salsa de tomate:
1 diente de ajo
1 cebolla
1 pimiento rojo
1 zanahoria
1 rama de apio
400 gr de tomate natural triturado
200 ml de agua
1/2 vaso de vino
1 cucharada de orégano
1/2 cucharadita de pimentón
1 pizca de canela
1 cucharada de azúcar
2 hojas de laurel
Sal
Pimienta
Aceite

Picamos todas las verduras, a excepción del apio, en cuadraditos. En una sartén ponemos aceite y sofreímos el ajo, cuando empiece a tener color, añadimos la cebolla y el pimiento rojo, cuando empiecen a estar blanditos añadimos la zanahoria y sofreímos durante unos dos minutos. Añadimos las especias y la rama de apio entera, sofreímos durante un minuto. Añadimos el vino tinto, dejamos que herva unos minutos para que se evapore el alcohol. Añadimos el tomate natural triturado y el agua. Dejamos a fuego medio durante una media hora, removiendo de vez en cuando. Cuando esté nuestra salsa de tomate terminada, retiramos las hojas de laurel y la rama de apio. Yo la suelo triturar, pero podéis dejar la salsa con las verduras enteras, eso es ya al gusto del consumidor.

Para el relleno:
150 gr de soja texturizada.
Agua

Hay que poner en agua caliente la soja texturizada, para que se vuelva a hidratar. Dejar que se hidrate durante una media hora. Cuando esté hidratada, la podéis añadir a la salsa de tomate y que hierva con la salsa unos 10 minutos.

Para la salsa bechamel:
50 gr de aceite de oliva
50 gr de harina
300 ml de leche de soja
Nuez moscada
Sal
Pimienta
Un poco de queso vegano

Ponemos en una sartén el aceite, cuando esté caliente, añadimos la harina y sofreímos. Añadimos la leche poco a poco y vamos removiendo. Salpimentamos y añadimos un poco de nuez moscada Montaje: Precalentamos el horno a 200ºC Ponemos en la base de nuestra fuente un poco de salsa bechamel, hacemos los canelones y por encima echamos el resto de la salsa bechamel y un poco de queso vegano. Metemos nuestros canelones al horno unos 15 minutos y ponemos al final un poco a gratinar para que funda el queso y…listo para comer 😉

Vanesa (Mostaza y media)

1 vaso de garbanzos crudos
4 cucharadas generosas de paté de frutos secos
6 champiñones tirando a grandes
1 cebolla
Media cucharada de pimentón
3 cucharadas de vino blanco
Pizca de nuez moscada
Pimienta negra
Pan rallado si fuese necesario
Aceite de oliva
10 Placas

BECHAMEL
4 cucharadas de aceite de oliva (o de margarina vegetal)
1/4 de cebolla cruda
4 cucharadas de harina de trigo
2 vasos de leche de soja
2 vasos de agua
Pimienta negra
Nuez moscada
Anacardos tostados picados
Levadura de cerveza

Preparación:
La noche anterior ponemos los garbanzos a remojo. Los cocemos en agua con sal y laurel hasta que estén medio cocidos. Los escurrimos, dejamos que se enfríen y los troceamos aplastándolos con un tenedor o pasándolos por la picadora pero cuidando que no se conviertan en puré, que queden trocitos enteros. En una sartén calentamos unas 5 cucharadas de aceite y salteamos los garbanzos picados a fuego fuerte. Los sacamos y reservamos de momento. Volvemos a la sartén con la cebolla bien picadita y la pochamos. Añadimos los champiñones también picados, removemos bien, salpimentamos, la pizca de nuez moscada, el pimentón y el vino blanco. Dejamos que se vaya cocinando a fuego medio, unos 5 minutos, hasta que se evapore el alcohol del vino. Pasado este tiempo echamos los garbanzos que habíamos reservado ya fritos, mezclamos todo con cuidado para que no se deshagan y lo dejamos al calor reposando para que se mezclen los sabores. Si nos queda bastante caldoso, espolvoreamos un poquito de pan rallado para que absorba el exceso de humedad y la masa luego quede más compacta, sin pasarse tampoco, no sea que lo convirtamos en un cemento armado a estas alturas! Por otro lado hacemos la bechamel con el toque de cebolla: (copio directamente de la receta de lasaña de seitán: http://mostazaymedia.blogspot.com.es/2013/07/lasana-de-seitan-champinones-y-bechamel.html ). En una cazuela pequeña calentamos las cucharadas de aceite de oliva o de margarina. Picamos la cebolla y la pochamos en ese aceite con una pizca de sal. Añadimos las cucharadas de harina (no muy llenas) y rehogamos todo durante unos 3 minutos a fuego medio. Echamos la leche de soja y el agua poco a poco sin parar de remover. Como vamos a pasar la batidora para que la salsa quede fina y no encontrarnos los trozos de cebolla, no pasa nada si queda algún grumito. Si no tenéis batidora, el truco para que no se formen grumos es remover y remover. Batimos la bechamel, rectificamos de sal, echamos una pizca de pimienta y de nuez moscada y dejamos cocer al mínimo unos 5 minutos sin parar de remover. Con todo esto ya preparado vamos cociendo las láminas de pasta siguiendo las instrucciones que nos indique el fabricante. Yo para este tipo de platos suelo dejarla un poquito más cruda de lo que debería, porque el relleno y la bechamel le aportarán humedad caliente un poquito más tarde, rematando la cocción y así, a la hora de comerla, quedará al punto. De la otra forma, para mi gusto, suele quedarse un poco pasadita. Ahora vamos ya a montar la fuente donde gratinaremos los canelones. Echamos unas cucharadas de bechamel en la base y la extendemos bien, para evitar que se nos queden pegados. Con cuidado rellenamos los canelones, poniendo el relleno en el centro bien repartido, los cerramos y los colocamos en la fuente. Bañamos con bechamel por encima y espolvoreamos con los anacardos picados mezclados con la levadura de cerveza. Como tengo el horno estropeado no los pude gratinar aunque en realidad así están muy bien porque el gratinado no es algo indispensable y más en estos casos que no hay queso que necesite fundirse. Buon appetito!!

María (Cosas de MaGo)

Ingredientes (para 20 canelones):
1 paquete de láminas para canelones
2 calabacines medianos
1 cebolla mediana
200 gramos de champiñón
1 trufa
3 cucharadas de harina de arroz
1 puñado de almendras
aceite, agua, sal, vino dulce, orégano, pimienta negra, nuez moscada

Preparación:
Se calienta agua con sal en una olla grande y cuando rompa a hervir añadimos las láminas de los canelones una a una. Se cuecen durante diez minutos y cuando las tengamos se sacan y se reservan poniéndolas extendidas sobre un paño de hilo humedecido.
Mientras se hace la pasta preparamos el relleno. Se pica finalmente la cebolla y se pone dorar. Se trocean los calabacines en dados (brunoise) y se añaden a la cebolla; se incorpora el champiñón; y se adereza todo con sal, orégano y un chorreón de vino dulce (en mi caso era un Pedro Ximénez). Cuando esté tierno se apaga y se le ralla la trufa. Removemos y reservamos.
Para la “bechamel” se pone a calentar un poco de aceite y cuando comience a humear se añade la harina de arroz para tostarla un poco. Ponemos un poco de sal, pimienta negra y nuez moscada y añadimos agua mientras damos vueltas hasta alcanzar la textura deseada. De la salsa resultante añadiremos la mitad a lo que será el relleno y guardamos el resto para poner después por encima.
Ahora que ya tenemos casi todo listo se da forma a los canelones y los vamos colocando en una fuente o en platos. Cuando terminemos los cubriremos con un poco de “bechamel” y los adornaremos con las almendras previamente machacadas y tostadas. Listos para comer.

Curiosidades y consejos:
Para que esta receta sea apta para veganos hay que tener cuidado con el tipo de pasta que se compra y mirar que sea sin huevo (sémola 100%).
Cuando vayáis a cocer las láminas llenar la olla con 3/4 partes de agua y no os olvidéis de moverlas con cierta frecuencia, teniendo cuidado de que no se rompan, para que no se peguen ni entre sí ni a la olla.
Si tenéis pensado meter los canelones en el horno para calentarlos si se os quedan fríos o para gratinarlos un poco (yo no lo hice) os recomiendo que uséis la fuente para colocarlos mejor. Los platos individualizados pueden resultar incómodos.

Noemí (Cocina de Nihacc)

10 obleas de papel de arroz
300 gramos lenteja pardina cocida (150 gramos lenteja seca aprox.)
250 gramos champiñón
1 cebolla
1 cucharada tamari
1 cucharadita levadura de cerveza
aceite de oliva virgen extra

bechamel de setas (4 cucharadas aceite de oliva virgen extra, 3 cdas harina integral de arroz, 1 cda harina de setas, 1/2 cucharadita sal, 1/4 cdta mezcla de 5 pimientas, 1 pizca nuez moscada, 2 vasos caldo o agua)
“parmesano” de almendra (15 grs almendra molida, 1 cucharadita levadura de cerveza, 1/2 cdta sal)

Poner a remojo las lentejas la noche anterior; escurrir, y cocer con abundante agua hasta que estén tiernas. Mientras, rehogar los champiñones y la cebolla bien picados en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Triturar las lentejas escurridas junto con el tamari y la levadura de cerveza en la batidora para lograr un puré fino y denso; mezclar con el rehogado y reservar. Para hacer la bechamel, mezclar en la sartén las harinas y las especias con el aceite, removiendo a fuego suave unos minutos hasta que se ligue; añadir el caldo, y seguir removiendo hasta lograr una salsa homogénea y un poco espesa. Una por una, remojar cada oblea de arroz en un recipiente con agua durante unos segundos hasta que se ablande, escurrir; poner un par de cucharadas del relleno de lenteja en el centro y envolver. Colocarlas en una fuente para horno, cubrir con la bechamel y espolvorear con la mezcla de “parmesano” de almendra. Gratinar hasta que se dore, y servir caliente.

Diciembre: resumen “Cordero guisado bereber con sémola aliñada”

collage-diciembre

Y hasta aquí hemos llegado un año más, veganizando y disfrutando de la rica comida casera y vegana que preparamos en ‘Veganiza al chef’. Muchas gracias a todas las personas que habéis participado, a las habituales y a las esporádicas, porque vosotras sois quienes hacéis posible este evento. Esperamos que tengáis una genial entrada en el nuevo año y que nos sigamos viendo por aquí con deliciosas recetas, como este guiso tan apropiado para estas fechas con el que nos hemos chupado los dedos.

Iosune y Alberto (Danza de fogones)

Guiso bereber (Iosune y Alberto)

Ingredientes
Aceite de oliva virgen extra
275 gramos de tofu firme
2 dientes de ajo
1 trocito de jengibre fresco (4 gramos)
1 cebolla 1 guindilla
1 cucharadita de menta
50 mililitros de vino blanco
1 cucharadita de ras el hanout
20 mililitros de vinagre de manzana
1 tomate
1 zanahoria
100 gramos de calabaza
4 patatas pequeñas
4 orejones
1 hoja de laurel
1 cucharada de sirope de agave
750 mililitros de caldo de verduras
250 gramos de cuscús
Sal y pimienta negra al gusto

Instrucciones
Para hacer el tofu, tenéis que sacarlo del envase y eliminar todo el líquido. Nosotros lo partimos en 6 trozos, los envolvimos con servilletas de papel (también sirve el papel de cocina), les pusimos algo de peso encima y los dejamos durante una hora. Pasado ese tiempo retiramos el papel y lo cortamos en trocitos. Hicimos el tofu a la plancha con un chorrito de aceite hasta que estuvieron dorados y crujientes por fuera. Reservamos. En una olla freímos media cebolla, el ajo, el jengibre muy picados junto con la guindilla muy troceada y la menta. Cuando empiecen a dorarse añadimos el vino para que la verdura no se pegue ni se queme y no haya que echarle mucho aceite. Añadimos el ras el hanout, el vinagre y el resto de verduras (la media cebolla, el tomate, la zanahoria, la calabaza y las patatas) cortadas en trozos grandes, los orejones, la hoja de laurel, la miel, el tofu y cubrimos con 500 mililitros de caldo de verduras. Dejamos el guiso durante unos 25 ó 30 minutos a fuego medio o hasta que las patatas estén hechas. Para hacer el cuscús hervimos 250 mililitros de caldo de verduras con sal, apartamos del fuego y echamos el cuscús. Dejamos reposar el tiempo que indique el fabricante, removemos con un tenedor para que esté suelto y añadimos pimienta negra molida al gusto. Colocamos el cuscús en un plato y el guiso encima con abundante salsa.

Míriam (Gastrocenicienta)

Guiso bereber (Míriam)
Ingredientes para 4 personas:
8 trozos soja texturizada gruesa (filetitos)
8 trozos soja texturizada gruesa saborizada “ternera”
1 cebolleta 2 zanahorias grandes
1/2 pimiento verde puñadito de guisantes cocidos puñadito de pasas
4 ciruelas sin hueso
chorrete de aceite de oliva virgen
pizca de sal marina
cucharadita de albahaca
cucharadita de “especias para carne”
cucharadita de jengibre en polvo
cucharadita de pulpa de pimiento de Zubia
cucharadita de Marmite
cucharada generosa de ras el hanout
agua o caldo de verduras (yo usé agua y quedó muy sabroso)

Para hidratar la soja:
Agua hasta cubrir
Especias al gusto
Especias “para carne”
Salsa de soja

Para el cous cous:
Caldo de verduritas (1vaso y medio) o agua + pastilla vegetal
Cous Cous (1vaso y medio)
Aceite de oliva virgen extra

Por un lado vamos a poner la soja a hidratar, para que quede super tierna, en agua hasta cubrir con especias al gusto y salsa de soja en un cazo a hervir durante unos 5 minutos, quitamos del fuego y reservamos dentro del agua caliente. En un perolo hacemos un sofrito con la cebolleta y el pimiento verde en juliana y salamos, añadimos la zanahoria en rodajas al bies, las pasas, las ciruelas, y las especias (jengibre, especiador de carnes, marmite, albahaca, la pulpa de pimiento de Zubia, y la cucharada generosa de ras el hanout… removemos y añadimos el agua (yo puse 2 vasitos, pero cuando lo vuelva a hacer le pondré 3/4 para que quede más salsa). Dejamos que reduzca un poco la salsa, que ligue bien todo y añadimos la soja texturizada… mezclamos bien, damos un calentón y reservamos. En un cazo ponemos el caldo de verduras a hervir y añadimos el cous cous, removemos, quitamos del fuego y dejamos 3 minutos que absorva, salamos y aliñamos con aceite de oliva removiendo para que nos quede bien separadito. Ya sólo nos queda emplatar… hacemos una camita con el cous cous y por encima añadimos el guiso calentito… y dejarse llevar por tierras bereberes… un placer para los sentidos.

Carolina (Espinacas con garbanzos)

Guiso bereber (Carolina)

Ingredientes:
– Dos cebollas.
– Cuatro dientes de ajo.
– Un puñado de orejones.
– Dos zanahorias hermosas.
– Un buen trozo de calabaza.
– Tomate natural triturado.
– Ocho patatas pequeñas (tipo de guarnición).
– Cúrcuma.
– Pimienta negra.
– Finas hierbas.
– Sal y aceite de oliva v.e. al gusto.
– Dos hojas de laurel.
– Un manojo de yerbabuena.
– Caldo de verduras.
– Ocho filetes de seitán casero.
– Cous cous.

Manera de hacerse:
En una olla echamos un fondito de aceite de oliva y en él rehogamos las cebollas y los ajos pelados y cortados en trozos pequeños. Cuando se pochen añadimos los filetes de seitán cortados en trozos irregulares. Rehogamos un par de minutos y añadimos la pimienta negra, la cúrcuma y las finas hierbas, además de un buen chorro de tomate natural triturado y el caldo de verduras a ojo. A continuación echaremos en la olla las zanahorias peladas y cortadas en rodajas, los orejones cortados en trozos, la calabaza pelada y cortada en cuadraditos pequeños, y las patatas peladas. Añadimos las hojas de laurel y la sal al gusto. Dejamos hacerse a fuego medio durante unos 20 o 30 minutos. Añadiremos la yerbabuena y removeremos.
Por otro lado, haremos el cous cous calentando una sartén sin nada de aceite. Echaremos en ella el cous cous y removeremos hasta que se dore un poco. Luego añadiremos agua muy caliente, en la cual habremos diluido sal y un poco de cúrcuma. Taparemos y apartaremos del fuego.
Por último solo nos queda montar nuestro plato. Para presentarlo en la mesa echaremos cous cous como base, y encima el guiso de “cordero”, procurando echar un poco de todo en el plato (seitán, verduras, caldo…). ¡¡Y a disfrutarlo!!

Noemí (Cocina de Nihacc)

Guiso bereber (Noemí)

100 gramos escalopines de legumbres (soja y alubia)
2 dientes de ajo
1 trozo jengibre
1 cebolla
1 guindilla
1 ramita hierbabuena
2 cucharadas vinagre de manzana
1 cucharada ras-el-hanout
1 zanahoria gruesa
300 gramos calabaza naranja
10 tomatitos
2 cucharadas uvas pasas
1 cucharada sirope de agave
1 hoja laurel
1 litro caldo vegetal
6 patatas pequeñas
aceite de oliva virgen extra

100 gramos quinoa (1/2 vaso)
300 mililitros caldo vegetal (1 vaso)
1 cucharada aceite de oliva virgen extra
1 pizca sal

Poner a remojo con agua los escalopines durante una media hora. Mientras tanto picar finamente los ajos, el jengibre, media cebolla, la guindilla y el tallo de la hierbabuena. En una cazuela, rehogar con un chorrito de aceite de oliva los escalopines escurridos hasta que se doren; reservar. Rehogar entonces los ingredientes picados con otro chorrito de aceite y el ras-el hanout. Añadir el vinagre y dejar reducir unos segundos. Añadir los escalopines. Echar también las zanahorias (cortadas al bies en rodajas gruesas), la otra media cebolla (cortada gruesa), la calabaza (en trozos grandes), los tomatitos (partidos por la mitad), las uvas pasas, el sirope de agave y el laurel. Dar unas vueltas y añadir el caldo vegetal; guisar cubierto una hora. Una media hora antes de terminar, meter las patatitas peladas y añadir las hojas de menta toscamente picadas; remover.
En un cazo aparte, cocer la quinoa (previamente lavada en un colador fino bajo agua corriente) y el caldo hasta que se quede sin líquido. Aliñar con aceite de oliva y sal, y servir de acompañamiento al guiso.

Alba (Mi vida con un vegano)

Guiso bereber (Alba)

Los ingredientes:
1 bloque de seitán
un poco de harina
1 cebolla
1 diente de ajo
1 cucharadita de ras al hanout
unas cuantas cebolletas pequeñas peladas
un puñado de orejones
2 zanahorias
1 trozo de calabaza
5 papas pequeñitas
caldo de verduras

1 taza de cuscus
caldo de verduras

Cómo se hace:
Cortar el seitán a dados y pasarlo por la harina. Ponerlo en una sartén con un fondo de aceite a fuego lento y remover. Cuando estén hechos, reservar. En una cazuela con un chorrito de aceite, poner la cebolla y el ajo cortados pequeñito. Cuando cambia de color, echarle el ras al hanout. Y un poco de agua para que no quede seco. Darle unas vueltas. Ya se le puede añadir el seitán, con las cebolletas, los orejones, las zanahorias y la calabaza a dados grandes, y las patatas peladas. Y finalmente cubrir con caldo de verduras. Tapar y dejar a fuego lento una media hora o hasta que veas que las verduras están blandas. Para el cuscus, se pone un cazo a hervir con caldo de verduras. Y el cuscus lo tendremos en un bol. Cuando el caldo hierva, ponerlo en el bol hasta que cubra el cuscus 2 dedos por encima. Tapar y dejar reposar. Para servir poner un poco de cuscus en el fondo y encima el seitán y compañía. Servir caliente.
*no le puse sal porque el caldo que utilizo ya tiene.

Noviembre: resumen “Pimientos del piquillo rellenos de morcilla”

collage-noviembre

¡Cómo hemos disfrutado este reto de pimientos rellenos de morcilla! Vuestras recetas y vuestros comentarios lo dicen todo… y, si no, no tenéis más que admirar estas sugerentes fotos para ver lo deliciosas que estaban todas y poneros manos a la obra para repetir este platazo.

Angela (Amapola, el mundo en un plato)

Pimientos del piquillo rellenos (Angela)

Ingredientes:
100 gr de lentejas beluga (si no encontrair¡s, podéis hacerlo con lentejas pardas)
50 gr de soja texturizada
50 gr de arroz
1 cebolla
1 cucharadita de pimentón
2 cucharaditas de orégano
2 dientes de ajo
2 cucharaditas de semillas de cilantro
10 granitos de anís (apróximadamente)
1 cucharada de estragón
2 latas de pimientos de piquillo (en las latas que yo tengo venían 8 pimientos en cada una)
Sal
Aceite de oliva

Ponemos a cocer las lentejas y el arroz con la cebolla picada. Si no utilizáis las lentejas beluga, ponéis primero las lentejas con la cebolla y a los 15 minutos añadís en arroz.
Ponemos a hidratar la soja texturizada con agua hirviendo en un plato.
Majamos en el mortero el ajo, el anís y el cilantro, cuando esté finito añadimos el resto de las especias.
Escurrimos las lentejas y el arroz, sin tirar el caldo.
Ponemos todos los ingredientes en el robot de cocina y añadimos unas 8-10 cucharadas del caldo de cocción. Mezclamos bien, sin que se trituren del todo nuestros ingredientes. Probamos y añadimos más sal si es necesario.
Rellenamos 12 pimientos de piquillo con esta mezcla y los ponemos en una fuente de horno.
Echamos el caldo de la lata de los pimientos y los 4 piquillos que nos quedan en la jarra de la batidora, batimos y vamos añadiendo aceite de oliva suave hasta que emulsione un poco, no se tiene que quedar como una mahonesa.
Metemos los pimientos en el horno, para calentarlos. Los podéis calentar también en el microondas, aunque pueden “explotarse” un poco.

Alexandra (21 inspiraciones)

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla vegana (Alexandra)

Ingredientes

1 berenjena grande
1 cebolla blanca grande
1 puñado de piñones
1 patata grande
11 pimientos del piquillo
‘Nata’ vegetal de arroz
Ajos
Aceite de oliva
Sal
Orégano
Preparación

Cortar la cebolla y la berenjena en taquitos muy pequeños.
Aderezar con la sal y con el orégano, añadir 1 cd. de aceite de oliva y colocar en una fuente apta para microondas y que tenga tapa (yo uso el papillote rosa que venden en entulinea).
Cocinar a potencia máxima (800 w) durante 15 minutos parando cada 5 minutos para mezclarlo todo.
Dorar los piñones en una sartén y añadir a la mezcla.
Probar y corregir el punto de sal.
Poner 2 ct. de aceite de oliva en un sartén y cortar 3 dientes de ajo en finas láminas.
Confitar los pimientos 5 o 6 minutos.
Retirar y reservar hasta que estén templados.
Precalentar el horno a 190 ºC.
Sobre la base de teflón de la fuente (apta para horno) rociar 1 ct. de aceite.
Pelar y cocer la patata, machacarla con un tenedor y sazonarla con sal.
Mezclar la patata con la berenjena, retirando 4 o 5 cd. que usaremos después para la salsa.
Rellenar los pimientos del piquillo y colocar sobre la fuente.
Hornear 8 minutos.
Poner en un cazo el resto de la mezcla de la berenjena con la ‘nata’ de arroz y calentar a fuego bajo.
Triturar la salsa y reservar.
Para montar los platos servir los pimientos y acompañarlos con arroz integral aderezado con sal de hierbas y unas gotas de aceite de oliva. Poner por encima de cada pimiento una cd. de salsa caliente y espolvorear con perejil.
A disfrutar!

Iosune y Alberto (Danza de fogones)

Pimientos rellenos (Iosune y Alberto)

Preparación: 10 minutes
Cocción: 20 minutes
Total: 30 minutes
Raciones: 4

Ingredientes
1 patata de unos 200 gramos
1 morcilla vegana de unos 200 gramos
4 dientes de ajo
16 pimientos de piquillo
1 cebolla
1 puerro
50 mililitros de vino blanco
Agua (opcional)
1 cucharadita de maicena
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta al gusto

Instrucciones
Ponemos a cocer una patata en agua con sal. Os recomiendo que la troceéis para que se haga antes. Cuando la patata esté tierna retiramos.
Nosotros hemos hecho nuestra morcilla vegana a la plancha pero podéis hacerla como queráis.
En una sartén con aceite doramos los 4 ajos y los pimientos. Retiramos los pimientos y los dejamos enfriar.
En la misma sartén añadimos la cebolla y el puerro muy picados, dejamos que se pochen. Añadimos el vino blanco, sal y pimienta, y dejamos reducir. Cuando se reduzca el vino si la salsa se queda seca añadimos un poco de agua.
Echamos una cucharadita de maicena para engordar la salsa y la trituramos, aunque podéis dejarla así.
Machacamos la patata con un tenedor o con un pasapurés, hacemos lo mismo con la morcilla y las mezclamos.
Rellenamos los pimientos con la mezcla de patata y morcilla. Los echamos en una sartén con la salsa y los calentamos para servirlos calientes.

Rocío (Las cosas de Rocío)

Pimientos del piquillo rellenos (Rocío)

Ingredientes:
6 pimientos rojos largos (o pimientos del piquillo)
1 patata grandecita
80 gr soja texturizada granulada
1 cubito de caldo vegetal
1 remolacha pequeña cruda
1 cebolla
2 dientes de ajo
2 puerros
Sal
Pimienta (a ser posible del molinillo)
Aceite de oliva
1 cucharada de Maizena
1 chorrito de vino blanco
Perejil

Lo más fácil es con pimientos del piquillo, pero si no los encontramos (como me pasa amí,
que fuera de España no los venden), pues no es ningún problema. Compramos pimientos
rojos alargados, los lavamos y los metemos enteros en el horno a 180° durante unos 20
minutos, cuidando de darles la vuelta de vez en cuando para que no se quemen. Luego
los envolvemos en papel de periodico para que se mantengan calientes mientras que
uno a uno les quitamos la piel con cuidado de que no se rompan. Ah! antes de pelarlos
cortamos el trozo que vamos a rellenar. El resto lo hacemos tiras y lo aliñamos con sal, un
chorrito de aceite de oliva y una cebollita picada, y así tenemos un poquito de ensaladilla
de pimientos asados, que está muy rica.
Ponemos a cocer la patata pelada (también se puede cocer con piel y quitársela luego,
así mantiene más nutrientes). Una vez tierna y sin piel la pasamos por el pasapuré o la
aplastamos con una aplastador de patatas. Reservamos.
Mientras que se cuece la patata, ponemos la soja texturizada en un bol con un poco del
caldo para que se ablande, y en otro cacharro aparte rallamos la remolacha.
En una sartén echamos un chorrito de aceite de oliva y ponemos un diente de ajo
laminado. A fuego no muy fuerte confitamos los pimientos durante unos minutos. Luego
los sacamos en un plato y reservamos.
En la sartén donde hemos confitado los pimientos rehogamos la soja texturizada y la
remolacha. Si es necesario añadimos un poco de caldo vegetal (que seguro que no lo
hemos usado todo para la soja). Rectificamos de sal y sazonamos con pimienta recién
molida y perejil. Luego mezclamos en un bol la soja y el puré de patata.
Precalentamos el horno a 180°.
A continuación freimos en aceite de oliva el otro diente de ajo picadito, la cebolla y el
puerro, empezando con los ajos para que se doren un poco. Sacamos la mitad de la
mezcla y la añadimos a la masa de soja, remolacha y patata. Removemos bien. A la otra
mitad de la mezcla de cebolla, etc. le agregamos un chorrito de vino blanco y mientras
se reduce, rellenamos los pimientos con la masa de patata y soja cuidando de que no se
rompan, para eso nos ayudamos con una cucharita de café o con el rabo de la cucharilla
si es ancho. Metemos los pimientos en el horno precalentado durante 5 minutos para que
se mantengan calentitos.
Volvemos a la salsa. Añadimos un poco de agua y espesamos con la Maizena disuelta
previamente en un poco de agua fría. Por último sazonamos con sal, espolvoreamos un
poco de perejil y mezclamos.
En un plato o fuente extendemos un poco de salsa para cada pimiento. Colocamos
encima los pimientos rellenos, les damos brillo con un pincel mojado en aceite y
decoramos con una hojita de perejil, salvia o lo que tengamos a mano.
Alternativa: Seguro que también quedan estupendos si los rellenamos con judias negras
hechas puré, en sustitución de la patata y la remolacha, y las mezclamos con la soja.
Puede dar una apariencia “morcillesca” muy aparente 😉

Rosa (¿Y si nos cuidamos?)

Piquillos rellenos de morcilla (Rosa)

Ingredientes:
– 12 pimientos del piquillo
– 1 berenjena grande
– 1 cebolla
– 1 ajo
– 2 cucharadas de arroz integral cocido
– 1 puñado de piñones
– 1 patata grande
– 1 zanahoria grande
– 1 cucharadita de harina
– 1 chorrete de vino blanco
– leche de soja
– aceite de oliva, salsa de soja, sal, comino, orégano, nuez moscada, pimienta y perejil

Elaboración:
Ponemos a hervir la patata y la zanahoria. Cortamos a trocitos muy pequeños la berenjena y le ponemos bastante sal, la dejamos reposar para que se le quite el amargor.
En una olla ponemos un poco de aceite de oliva, añadimos la cebolla y el ajo muy picaditos con un pelín de sal y lo dejamos hacer a fuego lento hasta que esté muy blandita y dorada, entonces añadimos los piñones y dejamos que se cocine un poco más.
Cuando ya esté añadimos la berenjena, que habremos aclarado y secado, pochamos un poco y añadimos el vino, la salsa de soja, y todas las especias menos el perejil. Tapamos para que se vaya poniendo tierna despacito y no se peque.
Pasado unos 20min, (en los cuales habremos movido bastante para que no se peque y se quede todo bastante deshecho), añadimos el arroz y pochamos unos minutos más sin dejar de remover.
Cuando ya esté todo integrado añadimos la cucharadita de harina disuelta en un pelín de agua, y trabajamos como si estuviésemos haciendo una bechamel espesa.
Cuando ya esté lista la dejamos enfriar un poco, (así veréis que coge más consistencia), y mientras tanto preparamos los pimientos para rellenarlos y hacemos un puré con la patata, la zanahoria, la leche y un poquito de aceite de oliva.
Ya solo queda rellenar nuestros pimientos, pintarlos con un poquito de aceite de oliva y calentarlos al horno durante 10min a 180ºC.
Servir acompañados del puré y con un hilo de aceite con perejil por encima.

Míriam (GastroCenicienta)

Pimientos del piquillo rellenos (GastroCenicienta)

Ingredientes

6 pimientos del piquillo hermosos
1/2 cebolla
2 ajos
20 aceitunas negras sin hueso
Puré de patatas (en copos) a demanda
leche de arroz (a demanda)
chorrete aceite de oliva
chorrete de vino blanco
pizca de sal
pizca de romero seco
pizca de pimentón picante

Primero vamos a confitar los piquillos, con un par de ajos laminados en aceite de oliva a fuego medio durante unos 5-6 minutos. Sacamos a un plato y reservamos mientras templan.
Por otro lado, en la misma sartén que hemos confitado los piquillos aañadimos la media cebolla bine picada (nos quedrá en la sartén el ajo y aceite de haber confitado)… dejamos que se cocine lento.
En un cazito vamos a hacer un puré de patatas en copos, con leche de arroz, a demanda… partiremos de un vaso de puré en copos y 2 de leche, removemos a fuego bajo hasta que empiece a hervir, salamos, ponemos una pizca de romero seco y de pimentón picante, mezclamos bien y añadimos las aceitunas sin hueso.. le añadimos la mitad de la cebolla de la sartén y lo pasamos por la batidora para preparar el relleno… necesitamos que quede espesito, por lo que si queda muy líquido añadiremos más copos mezclaremos y reservamos.
Rellenamos los pimientos y los metemos 5 minutos al horno.
En nuestra sartén de la cebolla ponemos un chorrete de vino blanco y otro de leche y dejamos reducir… hasta obtener una salsa ligada.
En una fuente ponemos la salsa y encima colocamos los pimientos, salpicamos con romero seco y listos para comer…
Nos ha encantado la combinación y la salsa del fondo es una delicia pura… un trampantojo estupendo… digno de los más profesionales veganizadores 🙂

Carolina (Espinacas con garbanzos)

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla vegana (Carolina)

Ingredientes:

– Un bote de pimientos del piquillo.
– Dos berenjenas.
– Cinco cebollas.
– Tres chalotas.
– Un chorreón de vino dulce.
– Una cucharada de maicena.
– Cuatro patatas hermosas.
– Aceite de oliva virgen extra y sal al gusto.

Manera de hacerse:

Primero haremos el relleno: Por un lado ponemos las patatas en agua hirviendo hasta que se pongan blanditas. Las retiramos del agua hirviendo y las dejamos enfriar. Luego les quitamos la piel y reservamos. Aparte rehogamos un par de cebollas, y cuando estén bien pochaditas añadiremos a la sartén el par de berenjenas trituradas. Pochamos todo, y cuando esté listo lo mezclamos con las patatas aplastadas previamente con un tenedor hasta haber formado una masa, que será nuestro relleno.
Luego montaremos los pimientos: Los lavamos bien y con la ayuda de una cuchara los vamos rellenando con la masa que hemos preparado con anterioridad. Los metemos en el horno 5 minutos a 180 º.
Por último haremos la salsa: Rehogamos en una sartén con aceite de oliva tres cebollas y tres chalotas, hasta que estén bien pochaditas. Luego añadimos un buen chorreón de vino dulce, aunque puedes añadirle el vino o licor que prefieras. Mezclamos una cucharada de maicena con medio vaso de agua fria, y lo añadimos a la sartén para que nuestra salsa espese. Removemos.
Ya solo nos queda servir: Emplatamos poniendo una buena base de la salsa que hemos preparado, para poner encima nuestros pimientos calentitos recién salidos del horno. ¡¡Que aproveche!!

Vanesa (Mostaza y media)

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla (Vanesa)

Ingredientes: (2 personas)
4 pimientos en conserva
1 vaso lleno de alubias cocidas mezcladas con arroz integral
1 cebolla
2 cucharadas de piñones
Pimentón ahumado
Orégano
Nuez moscada
Pimienta blanca
Sal
Aceite de sabor suave
——————————
1 puerro
1/4 cebolla
1 boniato pequeño
1 cucharada de vino blanco
Sal
Aceite de sabor fuerte

Preparación:

Por un lado cocemos las alubias (previamente dejadas a remojo por la
noche) con una ramita de apio y cuando les quede unos 20 minutos
añadimos el arroz, procurando que no haya mucha agua. Es mejor
añadirle más si la pide.
Nota importante: Para que salga un vaso de mezcla cocida (lo que
utilizaremos para 4 pimientos), en crudo sería muy poca cantidad, casi
ridículo ponerse a cocer 2 horas tan poquita cosa, así que lo mejor
creo que es cocer en más cantidad y reservar lo que sobre para otros
platos. O si vais a hacer muchos pimientos rellenos entonces sin
problemas. Yo hice un vasito de cada en crudo y me habrá salido como
para 16 pimientos, aunque supongo que no haré tantos y sí alguna
hamburguesa. Ya os cuento.
En una sartén calentamos 5 cucharadas de aceite suave y tostamos los piñones.
Añadimos la cebolla cortada en rodajas finas, salamos y dejamos
pochando a fuego bajo con tapa para que no se evapore mucha humedad.
Cuando la cebolla esté casi transparente rectificamos de sal y
espolvoreamos una cucharada de pimentón, un poco de orégano y unas
pizcas de nuez moscada molida y de pimienta
blanca. Mezclamos y lo dejamos cocerse unos 5 minutos más a fuego
suave para que se mezclen bien los sabores.
Apagamos el fuego, agregamos la mezcla de alubias con arroz y
aplastamos todo con el tenedor levemente, que queden trocitos pero que
algunas alubias queden deshechas para que aporten el almidón y así
quede todo aglutinado. Reservamos de momento.
Relleno de alubias, arroz, piñones y cebolla con pimentón,
símil de la morcilla
Ahora vamos a por la guarnición de verduritas y boniato:
En otra sartén calentamos un par de cucharadas de aceite y pochamos el
cuarto de cebolla y el puerro cortados en rodajitas muy finas a fuego
medio con un poco de sal.
Cuando algunos trozos estén dorados echamos la cucharada de vino
blanco y dejamos que se evapore el alcohol del vino.
Mientras que se evapora esto, pelamos y rallamos el boniato. Lo
colocamos encima de lo demás y añadimos un vasito de agua y un
chorrito del jugo de los pimientos, que ya tendremos escurridos y
preparados para rellenar. Removemos con cuidado.
Dejamos la sartén destapada a fuego medio para que se vaya cocinando
todo y a la vez reduzca la humedad.
Comprobamos cómo está de sal y apartamos del fuego.
Y acabamos emplatando:
Sobre un plato hacemos una camita con esta guarnición y con una
cuchara hacemos dos huecos donde irán posados los pimientos. Así se
sujetan mejor de pie.
Como el relleno morcillero ya estará un poco más templado, cogemos un
pimiento y lo vamos rellenando con una cuchara. Lo colocamos en el
hueco de la guarnición y repetimos con otro más por persona.
Si los pimientos se han secado un poco, les damos brillo con una
brochita mojada en su propio jugo, el que venía en la lata de
conserva.
Hacemos lo mismo con otro plato y espolvoreamos por ambos un poco de
orégano seco.
Primer plano de uno de los pimientos
¡Y ya está preparado para comer! Si veis que se ha enfriado un poco el
conjunto, un minuto de microondas y solucionado. Se puede poner el
horno para calentarlos como dice Arguiñano, pero para sólo dos platos
creo que no compensa. ”

Bruma (Paraíso vegetal)

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla (Bruma)

Ingredientes para 4 personas:

12 pimientos del piquillo
3 puñados de alubias negras
4 cucharadas de arroz blanco cocido
1/2 cebolla grande
1 cucharadita pequeña colmada de canela
3 clavos de olor
ajo en polvo
tomillo seco
1 cucharadita rasa de especias para carne
especias para barbacoa
pimentón dulce de La Vera
sal
1 hoja de laurel
2 dientes de ajo

Para la salsa:
1 cebolleta
un chorrito de coñac
1/2 cucharada sopera de harina de arroz
1/2 pastilla de caldo vegetal o sal
1 cayena pequeña
cúrcuma
Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

La noche anterior ponemos a remojo las alubias negras.
Cocemos las alubias en agua fría con la hoja de laurel y los dos dientes de ajo una hora a fuego medio o hasta que estén blanditas. Reservamos junto con el caldo de la cocción.
Picamos muy finita la media cebolla y la pochamos en una cazuela con un pellizco de sal y dos cucharadas de aceite. Cuando esté doradita y transparente añadimos las especias. Donde no hay cantidad es al gusto, el clavo y la canela es lo que le va a aportar un sabor a morcilla, el resto es al gusto aunque, con estas, a mí me parece que queda genial. es cuestión de gustos.
Removemos a fuego alto las especias con la cebolla 1 minuto. Añadimos las alubias escurridas (seguimos reservando el caldo) y el arroz y removemos bien. Añadimos 4 cucharadas del agua de cocción de las abubias, tapamos y dejamos que se hagan a fuego medio-bajo unos 7 minutos.
Comprobamos el toque de especias por si hubiera que añadir algo o agregar agua.
Semitrituramos la mezcla con una batidora. Volvemos a poner al fuego unos 3 minutos y sacamos la mezcla a un plato para que enfríe.
En una sartén o cazuela ancha ponemos 3-4 cucharadas soperas rasas de aceite de oliva y pochamos la cebolleta con un pellizco de sal a fuego medio-bajo.
Cuando empiece a ponerse marroncita añadimos la harina, rehogamos unos minutos y añadimos el coñac. Removemos bien y agregamos la media pastilla de caldo, la cúrcuma y vamos añadiendo agua poco a poco, según nos vaya pidiendo la salsa, no debe estar ni muy espesa ni muy líquida. Hay que ir controlándola.
Rellenamos los pimientos con la mezcla reservada, queda una crema con tropezones muy manejable.
Ponemos los pimientos en la sartén y los dejamos unos 5 minutos, les damos una vez la vuelta con mucho cuidado. Servimos calentitos.

Noemí (Cocina de Nihacc)

Pimientos del piquillo rellenos de morcilla (Noemí)

60 gramos alubias negras
40 gramos arroz integral
90 gramos cebolla
2 cucharadas aceite de oliva virgen extra
1/2 cucharadita pimentón, 1/4 ctda sal, 1/2 cdta comino, 1/4 cdta pimienta negra, 1/2 cdta canela

14 pimientos del piquillos (al natural, asados y pelados)
1 patata
2 puerros
2 cebolletas
2 dientes de ajo
4 cucharadas vino blanco
2 cucharadas aceite de oliva virgen extra
1 cucharada harina de maíz
1 cucharadita perejil picado
1 pizca sal

Para hacer la morcilla vegetal, primero poner a remojo en agua las alubias negras la noche anterior; escurrirlas y cocerlas a fuego fuerte con tres vasos de agua hasta que se casi se queden sin líquido. Aparte cocer el arroz con un vaso de agua, también a fuego fuerte y hasta que se evapore el agua. Triturar en la batidora las alubias junto con las dos cucharadas de aceite hasta lograr un puré fino; añadir las especias y mezclar bien aplastando el puré con un tenedor. Incorporar el arroz cocido, volver a mezclar. Por último, echar la cebolla finamente picada y mezclar de nuevo. Cocer al vapor la masa durante 30 minutos (la idea era envolverla en papel de horno para darle forma de morcilla, pero quedó poco consistente, aunque para usar de relleno sirve perfectamente); aprovechar para cocer también la patata troceada.
Picar los puerros, las cebolletas y los ajos; pochar en la sartén con dos cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal. Mezclar la mitad de las verduras con la morcilla y la patata cocida machacada. Echar el vino en la sartén y hervir 1 minuto; cubrir con agua y dejar reducir durante otros 5 minutos. Añadir la cucharada de harina de maíz disuelta en dos cucharadas de agua, y ligar la salsa. Apagar el fuego y espolvorear por encima el perejil picado.
Rellenar los pimientos con la mezcla de morcilla, y colocarlos sobre las verduras. Servir frío o caliente.